lunes, 25 de febrero de 2013

Imagina, banaliza, improvisa, arriesga

 
Una vez leí un libro que hablaba de unos ratones y un queso que no me gustó nada. Seguro que todos ya sabéis cuál es, y no, no me gustó.
 
En general, no soporto los libros de motivación y autoayuda, leo y leo y sólo me quedo con un blablabla de filosofía barata muy poco aplicable a la vida real. Y la reconozco al instante porque es muy parecida a la misma mierda que yo escribo en este blog de vez en cuando, a partir de ahora MMQYEEEBDVEC. Un servidor, la autoayuda, siempre la ha encontrado escuchando rock and roll y bebiendo un poco más de la cuenta (*), y no me ha ido tan mal.
 
A lo que voy, ese libro hablaba del miedo al cambio, que es algo que nos sucede a todos, los cambios nos aterrorizan y quien más y quien menos alguna vez ha dicho en su vida aquello de “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”, es muy humano. Pero si eres una persona normal, siempre serás capaz de asumir que la vida es continuo cambio y que más vale irte adaptando a las circunstancias o estás muerto. Ya lo dijo Heráclito de Éfeso: “Todo cambia, nada permanece” ( MMQYEEEBDVEC), unas de mis citas favoritas.
 
Cuando las cosas eran de color de rosa, cuando las mentiras que descubrimos hoy nos parecían verdades, igual sí que funcionaba no hacer nada, pero ahora, si no quieres asumir que las cosas cambian lo llevas más crudo que el desayuno de un esquimal. Esto es así y por eso me sorprende tanto encontrarme rodeado por personas que no saben qué hacer cuando no tienen perfectamente identificados todos los factores de la ecuación. Gente que es incapaz de improvisar, gente que es incapaz de imaginar escenarios diferentes a partir de la poca información que posee, gente completamente asustada por tener que incorporar a sus vidas el factor riesgo.
 
Y la vida es riesgo, y no pasa nada, porque además, lo más chocante, es que es esta misma gente la que se cree que todo es a vida o muerte, cuando la realidad es que la mayoría de las cosas que hacemos son banales y insignificantes, que el mundo no se termina en un error, porque el mayor error posible es no hacer nada ante la posibilidad de ser imperfectos (más MMQYEEEBDVEC). Detrás de cada decisión no tomada o delegada en los demás hay un miedo enorme al fracaso y una falta total de imaginación que lo realimenta.
 
Lo peor, es que esta gente, desde su perpetuo miedo, desde su duda, desde el bloqueo mental que les lleva a la inacción, nos arrastran con ellos como si fuesen unos zapatitos de hormigón de los que no nos podemos liberar. Son gente que lastra nuestra vida, nuestro trabajo, incluso nuestro ocio y son muy peligrosos porque en lo más profundo de su ignorancia piensan que tienen razón, que los locos somos los demás y que el mundo debería funcionar así. Yo los odio.
 
(*) Bebe con moderación, es tu responsabilidad.

8 comentarios:

Biónica dijo...

Sí, yo también odio ese libro infecto de ratones y quesos xD. Demasiada obviedad?

Gordi dijo...

A veces son etapas. Yo estoy en una fase de "si me muevo me muero" que no hay quien me aguante. Siento ser cemento.

Newland23 dijo...

Biónica, sí demasiada, además el que ya sea así de serie ya se lo puede leer 20 veces que en nada le va a cambiar.

Gordi, tú no eres así, y si lo piensas por lo que he escrito es que lo he escrito muy mal.

Phaskyy dijo...

Estoy de acuerdo con Gordi en lo de las etapas.
El problema está en cuando tu quieres volar y los lastres (queridos)te impiden hacerlo con plena libertad.
Admiro a los espíritus libres.
Mi mente es muy libre. Mi cuerpo, no tanto.
Y eso es así.

Explorador dijo...

Las equivocaciones son el mejor modo de aprender :) y sí, hay que asumir que estamos en un tiovivo loco manejado por idiotas ;PP

¡Un abrazo! ;)

Newland23 dijo...

Phaskyy, dadas las circunstancias yo me conformo con que mi mente sea libre, es la única forma de poder sobrevivir.

Explorador, dime que lo de los idiotas y ;PP era premeditado, sería el mejor emoticono EVER.

Explorador dijo...

Jajajajajaj, no me di cuenta, pero lo suscribo xDD

Anónimo dijo...

Heráclito... qué decir que no esté ya dicho de un modo u otro... aunque siempre habrá algo nuevo que decir, o que inventar, o al menos reinventarse... en ello estoy.

Mi mente es libre, muy libre, el problema es que últimamente tengo un bloqueo mental que me lleva a la inacción. Imaginar, imagino muchos escenarios diferentes, el problema es que no actúo. No es falta de imaginación, no es miedo al cambio, es más me gusta, es -aunque ya casi ha dejado de ser- miedo al fracaso, miedo al qué dirán. Claro que procuro no arrastrar ni lastrar a nadie en ello, me lo como yo solito, y eso es o ha sido parte del problema, el comérmelo yo solito en vez de abrir las ventanas para que corra el aire. Todos tenemos nuestros miedos, pero hay que sacarlos, exponerlos y mirarlos de frente. En ello estoy y casi he acabado.

Hombre, tampoco es eso de que todo es a vida o muerte... La vida es riesgo. Pero cada situación y cada riesgo son diferentes. Aunque es verdad que la actitud que se tenga hacia el riesgo puede igualarlos.

Comprendo tu odio, no es un reproche, creo que lo manifiestas en el buen sentido. Yo afortunadamente no me odio, me estimo, quizá más de la cuenta. Superado el miedo, lo que venga será mejor, mucho mejor. Hay que aprender de las malas experiencias, pero sobre todo reaccionar, y rápido.

Me he reído mucho con tu blog. Por cierto, el muñeco es como el burro de Buridano ;)

Saludos