lunes, 26 de agosto de 2013

Para E

Cuando nos conocimos nos odiamos al instante, ni ella entraba en mis planes ni yo en los suyos, hace ya de eso media vida y media vida es mucho tiempo.
 
Pero las cosas son como terminan, porque los planes a los veinte años son dibujos en la arena que borra el mar y los caminos que se separan muchas veces tras varias curvas vuelven a ser convergentes. Y nosotros, sin saberlo, íbamos a terminar cruzándonos para no separarnos más.
 
De la forma más inesperada, tejiendo hilos invisibles en noches en las que bebíamos como si no fuera a haber un mañana, con amaneceres en un parque muertos de frío después de habernos desnudado, pero solo por dentro. Espantándonos novios, mandándonos muchas veces a la mierda, queriéndonos más de lo que uno puede confesar a otro si no te atreves a terminar susurrando un te quiero.
 
Siendo absurdos hasta el infinito, hasta casi perdernos, despertando a la realidad justo antes de caer en un abismo en el que esperábamos ser salvados por otros brazos, recuperando el tiempo perdido muy deprisa, convalidándonos asignaturas que nos sabíamos de memoria aunque nunca nos hubiéramos examinado.
 
Hasta llegar a hoy, sin que nadie aportase por nosotros, juntos desde nuestra profunda diferencia, haciendo piruetas mortales en el alambre de nuestra mutua incomprensión, pero juntos al fin y al cabo, en los buenos momentos y en los malos, en la vida y en la muerte, que de las dos cosas hemos aprendido, construyendo nuestra historia imposible, para todos menos para nosotros.
 
E cumple cuarenta, aunque nadie lo diría, un cumpleaños doloroso que no admite celebraciones, un cumpleaños que aprovecharé para darle todo ese cariño que merece y que muchas veces se queda a medio camino sepultado por la rutina de lo cotidiano, una cifra redonda para decirle que es a su lado donde quiero estar, porque la necesito hoy más que nunca, porque E es mi vida, mi familia, mi sangre y la quiero.

9 comentarios:

Anniehall dijo...

Qué bonito. Estoy llorando, aunque Bichejo me reñirá. ¿Y no le vas a enseñar esto?

Y sí, parece increíble que cumpla cuarenta, la verdad.

El niño desgraciaíto dijo...

Felicidades. Un abrazo.

Un post muy bonito.

phaskyy dijo...

Quiero que alguien me escriba algo así. !!
PRECIOSO

el chico de la consuelo dijo...

Ahora si que lo he podido leer desde un sitio un poco más digno, te envio un abrazo muy fuerte.
ma encantao!!!!!!!

Pérez dijo...

Es precioso.

Y es virgo, no tengo más que añadir, señoría ;)

Un beso a los dos.

fle dijo...

Cumpleaños y doloroso no deberían ir nunca de la mano. :(

En cualquier caso, el post es precioso, que suerte E de tener alguien que le escriba cariños así y que suerte vivir con alguien de quién se dicen esas cosas tan bonitas.

Ánimo, felicidades y besos.

Golfo dijo...

Quillo, desde el ultimo capítulo de Diario de Adan y Eva, de Mark Twain, no había leído una cosa así.
Buena apueSta, valiente ,) y
Feliz cumpleaños a E.

pseudosocióloga dijo...

Pero doloroso ¿por qué?¿no será solo por cumplir 40,no?.
Es muy bonito, deberías imprimirselo y dejárselo leer si no te atreves a decírselo.

Bichejo dijo...

Es precioso, deberías enseñárselo.