viernes, 10 de enero de 2014

Mañana va a ser un gran día


Mañana es un gran día para todos los que tenemos el corazón teñido de rojiblanco, para todos los que somos soñadores e idealistas, para los que nos cuesta creer que todo en la vida se mide en dinero, para los que hemos elegido el camino más difícil siendo conscientes de que merecía la pena hacerlo, para los que somos pequeños pero valientes, para los que nunca perdemos el aliento, para los que vivimos permanentemente esperanzados.

Mañana no será un día como los demás y me levantaré contento. Será un día de mirar el reloj cada cuarto de hora y de echar cuentas del tiempo que queda para el inicio del partido, mañana será un día en el que encima de la ropa de abrigo luciremos orgullosos la camiseta colchonera y nos anudaremos las bufandas al cuello esperando el momento de cantar un gol y agitarlas al cielo de Madrid, fundiendo nuestro aliento cálido con el frío relente del Manzanares hasta caldearlo.

Mañana saldré temprano hacia el estadio, sabiendo que seré la envidia de muchos que se crucen conmigo y con los que, probablemente, compartiré unas palabras de ánimo. Mañana montaré en el metro ya nervioso, como si en lugar del metro fuese un vehículo que me lleva a un mundo mágico. Saldré de él y me mezclaré con la gente que como un río de montaña desemboca, entre risas y cánticos, en el campo.

Mañana me asomaré al césped y será como si fuese la primera vez, se me pondrá la carne de gallina al ver las gradas repletas de gente que en ese momento está sintiendo lo mismo que yo, y me uniré a ellos para cantar nuestro himno como si formase parte de un conjuro de hermanamiento que nos convierte en familia hasta que todo termine con el pitido del árbitro. Y me dejaré la voz animando a los muchachos del escudo de las siete estrellas que tantas alegrías nos están dando.

Mañana será un gran día para ser rebelde, para ser feliz, para disfrutar durante dos horas como sólo sabemos hacerlo nosotros, andando en el alambre que separa el éxito del fracaso, ese alambre del que tantas veces nos hemos caído y al que tantas veces nos hemos vuelto a subir sin admitir nunca que estábamos derrotados. Y es que así somos, inasequibles al desaliento, humildes pero orgullosos, conscientes de nuestra locura imposible de entender para quien no la ha experimentado.

Pero es que además mañana va a ser nuestro día, porque esta vez perder el partido no entra ni en el más remoto de nuestros cálculos, porque nada nos va a amedrentar por muy fiero que nos parezca el contrario, que lo es. Porque nos merecemos esa alegría después de haber atravesado el desierto y la vamos a tener. Porque ser del Atleti es una religión y el Calderón es un templo en lugar de un estadio. Y allí estaré, rezando súplicas paganas para que un balón entre en una portería de 7,32 metros de largo por 2,44,de alto.

8 comentarios:

Carmen J. dijo...

Mañana (ya hoy) será un día que yo seré colchonera. Y quiero decirte una cosa: si os jugárais la liga contra el Valencia, o contra otro equipo (que no sea el Madrid), yo iría igual con los indios. O sea, que no es un sentimiento anti, sino que es un sentimiento pro.

A por ellos, que son pocos y cobardes!

NáN dijo...

¡Vaya, Carmen y yo de acuerdo! (menos lo del Real Madrid, claro).

Que viví 16 años en Carabanchel, hombre.

Newland23 dijo...

Carmen, he soñado que venías alpartido conmigo, de verdad, creo que algún día tendremos que hacerlo. Serías una gran atlética.

NáN, vivir en Carabanchel marca, no sé que va a ser de los carabancheleros cuando se lleven al estadio a la otra punta de Madrid.

Bichejo dijo...

Yo soy siempre un poco del Atleti, pero hoy más. Un poco por anti pero un mucho por pro.

Y a los 40 me planteo un cambio de bando, ya lo sabes

fle, al viento, gritando valiente! :P dijo...

Vaya panda de rojiblancos! jajajaja. Pos al final ganó el funbol, que es una cosa que se dice mucho pero que, en este caso, además, es verdad.
Yo animé al Barça pero juro y que se me caigan dos dientes si miento, que pensé que si perdíamos, me importaba poco porque tú te alegrarías la vida entera.
Pero empatamos.
Y fue un partidazo, eso también.
Lo que me jode es que el que gana con esto es el Mandril, pero bueeeeeeno, venga, va.

Besos!

Newland23 dijo...

Bich, tú tienes genes colchoneros y ya eres de los nuestros :P

Fle, me ha encantado el comentario y te creo, por favor que te quiero con dientes que morder es muy importante, aunque sea a la gente chunga. Para nosotros ya mola estar donde estamos, así que más feliz que una perdiz con el empate :)

Gordi dijo...

Yo lo estoy pasando muy mal este año. Ni Pizzi, uno de mis ídolos de juevntú va a conseguir sacarme del hoyo. Lo veo. Que el Valencia va fatal...

Newland23 dijo...

Ay, esta noche trataremos de eliminar al Valencia, desde el cariño.