miércoles, 12 de mayo de 2010

Ahora es la hora


Estoy que me como las uñas, miles de mariposas surcan mi estómago y casi me cuesta teclear. Vaya, dicho así cualquiera dría que estoy enfermo, pero no, además de la pertinaz sinusitis nada perturba mi ánimo. Lo que me pasa es que hoy juega el Atleti, y no es un partido cualquiera, total, de esos ya los tengo todas las semanas, no, hoy mi Atleti juega una final, y además en Europa, ¡jo!, es la bomba. Casi nadie entiende que por algo tan tonto como un partido de fútbol se puede sufrir tanto, ¡coño!, ni yo tampoco, pero es un sentimiento que no puedo controlar, ni falta que hace.

Llevo un par de semanas esperando el partido, casi pensando en que no existe, deseando que no llegue porque a veces las cosas se disfrutan más antes que sobre todo durante, muerto de miedo porque sé que somos capaces de lo mejor y de lo peor, andando siempre por el filo de una cuchilla. Hoy me he despertado como si fuera un día normal, no he escuchado la radio en el coche y al llegar al trabajo he tratado de concentrarme en las interesantísimas reuniones que el destino me deparaba, incluida una de siete horas con tortilla y croquetas frías de regalo. Y lo he conseguido, he pasado las siete horas hablando del sexo de los ángeles sin caer en la debilidad y doblegarme ante los sentimientos. Luego de propina me ha caído una teleconferencia con unos señores de San Diego que por lo menos ha sido para hablar del sex of the angels, vamos, el mismo coñazo pero en inglés. Misión cumplida.

Volviendo a casa ya no he podido más y he cambiado de veces de emisora escuchando a locutores mercenarios animar a mi equipo porque es lo que toca. Genial. A pesar de ello, y de que mañana haré el mismo trayecto de vuelta vaya usted a saber con qué cara, me he emocionado escuchando y cantando el himno a voz pelada, es un ejercicio estupendo para sobrellevar el atasco de la M40. Un pijo en un Golf me ha pitado y me ha gritado sin que aún sepa por qué, seguramente le moleste la gente feliz que canta dentro de un Citroën, o se la he liado llevado por la emoción del momento, me da igual, peor para él, me he consolado pensando que seguramente el domingo no tendrá nada que celebrar en una fuente decorada con una diosa frígida, perdón, quería decir una diosa frigia, acompañada por unos leones.

Y aquí estoy, descontando los minutos para que empiece el partido, tratando de convencerme de que lo bonito ha sido llegar, que eso ya no hay quién nos lo quite, pero esta vez me niego, hoy quiero ganar, lo deseo con todo mi corazón, quiero saltar de alegría, quiero ir a bañarme a la fuente de Neptuno, aunque sea a una fuente pequeñita con un Neptuno que tenemos en Alcorcón, quiero llegar mañana al trabajo y que todo el mundo me felicite, colgar mi bufanda del perchero y a cada ratito acordarme de todos los goles que estoy a puntito de ver. Hoy es el día, y ahora es la hora, ¡vamos a ganar y vamos a celebrarlo!, porque sí.

Pero si a pesar de todo perdemos aún repetiré las mismas emociones la semana que viene, eso si hoy no caigo fulminado por un infarto, y repetidas millones de veces, porque la semana que viene me voy a Barcelona a ver la final de copa, tengo mis entradas y mis billetes guardaditos esperando a que llegue el día. Y si entonces también perdemos aun me quedará el año que viene, y el otro, y el siguiente, porque quien lo ha probado no se cansa nunca de ser colchonero.

10 comentarios:

Gordi dijo...

Este año voy a perderme la final. Sin Paco González no va a ser lo mismo. Buena suerte y ¡que lo disfrutes!

Gordi dijo...

Permíteme ser la primera en felicitarte, por la parte que te toca. Qué manera de sufrir. Espero que sigas disfrutándolo. Un beso.

Juanjo ML dijo...

Mil gracias Gordi, sí, creo que un día me dará algo, ni cenar he podido. Y además se le suma la alegría de verte por aquí :) Mil besos

El niño desgraciaíto dijo...

Enorabuena

Anniehall dijo...

Qué manera de sufrir, sí. Enhorabuena

Juanjo ML dijo...

ND, Annie, muchas gracias :)

Explorador dijo...

¡Felicidades!! Que manera de sufrir no es una coletilla, creo que es verdad de la buena, vi el partido con algunos amigos atléticos y vaya, a mí me disgusta cuando pierde el Barça, pero yo creo que no llego a esos extremos de cardiopatía. Pero bueno, que queda otra final para disfrutar sufriendo o sufrir disfrutando, y que esta copa ya está conseguida. Y que esto no sea sino un gran principio de algo grande, de nuevo.

Un saludo ;)

Juanjo ML dijo...

Gracias Explorador, un abrazo fuerte

alpla dijo...

juanjo, deja de dar las gracias q tu no has ganado nada. me recuerdas a las famosas de papel cuché cuando salen diciendo: sí llevamos mucho tiempo trabajando en este disco, muchas gracias Jorge Javier...

jejeje
Viscalaleti!

Juanjo ML dijo...

alpla, eres lo peor!!!