jueves, 3 de marzo de 2011

Este es un blog a dieta


Los peores presagios se han consumado, sobre todo para el pobre gobierno que ahora hace campaña a favor del consumo, estoy a dieta. No es tan mala noticia como en un principio pudiera parecer, no, en estos tiempos de crisis, en los que los de la cofradía de apaga el ordenador y si te he visto no me acuerdo pueden aparecer en cualquier momento, todo ahorro es bueno. Además el hambre espabila y aguza bastante el ingenio, veréis lo que nos vamos a reír cuando esté pasando modelos de bañadores en el Carrefour de Móstoles a pecho descubierto.

El tema en cuestión es que mis tigrecerdos se han rebelado y son en mi sangre como el huevo a la mayonesa, vamos que espesan. Yo como soy ingeniero lo he reducido rápidamente a un circuito hidráulico en el que el corazón hace de bomba, nosotros somos así, poco a poco ya nos vais conociendo. En mi curro lo resumiríamos rápido diciendo que la bomba puede petar porque hemos variado el fluido y las condiciones de proceso, eso sí, antes discutiríamos hasta retarnos a duelo por si el caudal lo tenemos que dar en kilogramos hora o en normal metro cúbicos por segundo, que no es tema baladí, para más tarde tener una reunión a cara de perro para definir la nueva densidad del fluido, trigrecerdo más tigrecerdo menos.

Por supuesto la bomba reventaría, o alguna de las tuberías (y hasta aquí deja de tener gracia el símil) y nosotros que somos unos ladinos le echaríamos la culpa a los dulces y a la pitanza sin apechugar con las consecuencias de nuestros actos, una ignominia, en qué estaría yo pensando. Eso sí, está claro de que el que diseñó el cuerpo humano era un rata, se gastó la pasta en cosas inútiles, como las uñas de los pies y los pelos de la espalda, y no fue capaz de hacer redundante ni el corazón, ni el hígado, ni el páncreas, ¡qué cutrerio!, seguro que ya solo le daba el presupuesto para duplicar un sistema más y eligió las tetas, que vale, están bien, pero no tiene mucho sentido hacerlo, salvo que tengas mellizos o gemelos (1).

Tampoco puso un filtro de tigrecerdos por lo que me han mandado unas pastillitas que disuelven la grasa en la sangre…, eso, después de haber visto un anuncio de Fairy, la verdad es que me acojona. Yo no pienso tomármelas así a las bravas, ni de coña, antes, y solo en aras de la ciencia, me haré un par de huevos fritos con beicon y pondré el aceitillo restante en un vaso, allí es donde pienso echar una pastilla de prueba. Yo creo que la mezcla se convertiría en jabón de Marsella, o a lo mejor en anticongelante, o a lo mejor no pasa nada y solo es un placebo, porque a fin de cuentas, si la pastilla funciona bien para qué me prohíben comer de todo y hacer ejercicio, estaré gordo y al borde de un accidente cardiovascular, pero soy astuto como un ciervo.

Por lo menos, como parte positiva, quiero que me sirva de excusa para la birria de post que escribo últimamente, entendedlo por favor, la sangre espesa dificulta el riego y los tigrecerdos se acochinan entre las neuronas y así no es posible coordinar los pensamientos. Veréis como cuando termine con el tratamiento, además de ser como Brad Pitt, soy un Buenafuente o en su defecto un Berto. Así que prometo ser bueno porque la recompensa es grande, comeré sano, me tomaré la putapastilladeloscojones y daré largos paseos, si la vida fuese justa además de salvarme de un infarto ante tamaño sacrificio me tocaría la lotería y me crecería de nuevo el pelo, pero me conformaré con lo primero. Nos vemos.

(1) Modo reflexión on, ¿sí solo tuviéramos una teta seríamos también mancos?

5 comentarios:

Sil dijo...

Yo llevo dos meses y pico con la puta dieta, he bajado 7 kilos, paseo más, pero también fumo más, porque con la ansiedad de los huevos, o fumo o como mierdas o bebo alcohol, y comer mierdas y beber alcohol no están dentro de la dieta, lo que alimenta en parte el problema de la ansiedad, aunque ésta también viene como consecuencia de otros problemas particulares que no vienen a cuento.

Con esto quería decir que te entiendo perfectamente, que bienvenido al club y que te deseo una feliz constancia, porque sin constancia más vale no hacer el gilipollas con las dietas.

Besicos, guapo ;)

El niño desgraciaíto dijo...

Ánimo, valiente!!

Anniehall dijo...

De aquí a mayo durísimo para tener entonces mucho que celebrar.

Explorador dijo...

Mucho ánimo, que podrás con ello :) Nos vemos, haz todo lo que prometes y demuestra que quien nos diseñó al menos sabía hacer algunas cosas bien.

Abrazos y de nuevo mucho, mucho ánimo ;)

Juanjo ML dijo...

Gracias por los ánimos en general, no os preocupéis porque seré bueno, otro remedio no me queda, a pesar de ue no me apetece ni el huevo hacer régimen. Sil, no sabes como te entiendo.

Recuerdo que la antepenúltima vez me dio por comprarme unos pantalones chulísimos que solo había hasta la talla 44. Me costó perder 55 kilos pero los pantalones me los puse, es una anécdta bstante tonta pero así os hacéis una idea de lo pirado que estoy.

bueno, eso ya lo sabéis que leeis el blog :)