miércoles, 12 de octubre de 2011

Los fachas


A veces, como soy un tío bastante simple, me cuesta un poco entender por qué somos tan diferentes las personas. Y no me refiero a por qué yo soy alto y guapo mientras que otros no llegan ni a la categoría de modelos de bañadores, no van por ahí los tiros. Eso lo entiendo, tuve mala suerte y me tocó tener belleza física en lugar de belleza interior e inteligencia, un drama insoportable.

Somos muy diferentes, no estoy inventando la rueda, pero dentro de nuestras diferencias me gusta pensar que una mayoría de nosotros somos, o intentamos ser, justos y buenos, cada uno desde nuestras creencias e ideologías, casi todas respetables, algunas comprensibles. Sin embargo, de entre toda la fauna que puebla eso que se conoce oficialmente como Reino de España existen unos elementos que son “hors categorie” que dirían los franceses, unos fieras, unos fenómenos, pero del esperpento, unos seres que son de verdad pero que parecen de mentira, dinosaurios de un pasado que reivindican como glorioso pero que no están fosilizados, al contrario, viven y andan entre nosotros, son los fachas.

Y que no se me enfade nadie, no entra en esta categoría la honrada gente de derechas.

No es difícil reconocer a los fachas, me refiero a reconocerlos antes de que abran la boca y comiencen a soltar por ella toda su filosofía barata y que me perdonen los antiguos griegos por decir filosofía, quería decir toda su verborrea. A fin de cuentas, para ellos los filósofos griegos no serían más que una pandilla de putos maricones (de mierda) a los que habría que fusilar si no fuera por el hecho anecdótico de que los muy cobardes llevan varios milenios muertos. Esta frase llena de exabruptos, aunque parezca mentira, está llena de conceptos fundamentales para el facha, más adelante volveré a ellos.

Decía que no es muy difícil reconocerlos porque son personajes de aspecto raruno y cetrino, posiblemente porque la cara es el espejo del alma y su alma pertenece a un ser oscuro que por fortuna lleva varias décadas pudriendo, muchos están hinchados y colorados pero me temo que eso no tiene que ver con la ideología, tiene que ver más con el amor al Valdepeñas. Siempre están cabreados, pero con un cabreo estentóreo, lleno de aspavientos, groserías e impertinencias, seguramente porque odian vivir en un mundo que no se amolda a lo que ellos piensan que es la corrección política, al amor a Cristo Rey y la defensa de la Patria y la bandera. Ese es el segundo rasgo que los identifica, que no son muy anchos de miras, son como esos burros que van con orejeras y no son capaces de ver, y mucho menos entender, algo que quede fuera de las dos líneas paralelas que marcan su camino.

Por eso el mundo se divide en dos, en la gente de bien que piensa exactamente así y en los putos rojos (de mierda) que no piensan igual que ellos. Debe quedar claro que no es necesario ser de izquierdas para ser un puto rojo (de mierda), si no piensas que todos los rojos deberían ser exterminados y enterrados en una cuneta ya eres otro puto rojo (de mierda). Por ello tienen siempre clarísimo que la culpa de todo son los demás, fuente sin fin de vicios morales, y no es difícil escucharles tener la solución para todos los males de España y del universo, siempre por la vía fácil, lástima que la escoria que los rodea no tenga pelotas para materializarlos. Acabarían con el paro poniendo a todos los putos rojos (de mierda) a picar piedra, y al que se queje se le da matarile, acabarían con el SIDA contándole los huevos a todos los putos maricones (de mierda), con el terrorismo metiendo los tanques en las vascongadas, con la delincuencia quebrando huesos en los calabozos y con la inmigración torpedeando cayucos y pateras. Con el cambio climático no acabarían, porque a pesar de ver desaparecer la capa de ozono y los casquetes polares ellos niegan cualquier síntoma o evidencia.

Respecto a las mujeres, cabe destacar que su pensamiento está basado en la igualdad, sí, como lo leéis, para ellos las mujeres son todas unas zorras por igual, salvo las rojas y las lesbianas que, además de unas zorras, deberían estar muertas. Se salen de dicha clasificación sus propias madres, la virgen María y las pobres monjitas misioneras que bastante tienen las pobres con tener que evangelizar a los guarros de los sudacas y a los putos negros (de mierda). Creen en la familia tradicional y en el patriarcado, su casa es su reino, un lugar en el que debe hacerse su voluntad y en el que se pasan la ley por el forro de los cojones, especialmente las que hablan de la igualdad de genero, un buen facha no es tal si se le niega el derecho a soltar una hostia o es capaz de plancharse una camisa o de freírse un huevo. La realidad es que a la hora de la verdad ligan menos que la duquesa de Alba en hombres, momias y viceversa, por eso legitiman el papel tradicional de las putas en la sociedad y se les puede ver con asiduidad en el puticlub que para ellos es simplemente un lugar más de esparcimiento.

Los fachas odian la diversidad, ya sea la racial, la cultural o la sexual, son recelosos de todo lo diferente, seguramente porque tienen miedo de lo que no entienden, eso incluye a otros idiomas, especialmente los que hablan los putos vascos y catalanes (de mierda). Degradan a todos los colectivos que no son de su devoción a la categoría de sub-humanos y tienen la desfachatez, valga la redundancia, de proclamarlos en alto en busca de clientela. Y esa es la parte que no es graciosa del asunto, porque al final a un tonto se le ríen las gracias hasta que encuentra con otro tonto que las hace suyas, y así hasta que al final se encuentran con un listo que sabe aprovecharse de las circunstancias. Y no es ciencia ficción, está pasando, aunque parece que a todo el mundo se la pela.

8 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Pues he de decir que no conozco a nadie así. Y me alegro.

Gordi dijo...

Pues yo sí. Colegio de monjas y universidad privada. Hay MUCHOS y, sinceramente, yo les deseo un fin dolorosamente lento. Aunque normalmente diría que la diversidad mola, estamos mucho mejor sin esa panda. Me he vuelto muy intolerante, ya te digo.

Explorador dijo...

Creo que la diferencia entre un facha y una persona de derechas, tan honrada y respetable como otra de izquierdas, es su intolerancia a los pensamientos ajenos, o simplemente a los pensamientos xD (aunque la izquierda no se libra de eso) y su exhibición orgullosa de esa misma intolerancia por principio. Son el vecino de arriba de Sabina revisited.

Así que de acuerdo con vos. Un abrazo :)

Explorador dijo...

Dicho esto, afortunadamente no conozco a nadie enteramente así y no creo que haya muchísimos, aunque hay aspectos en la convivencia preocupantes, como es bien visible...

Cris Ham dijo...

Teniendo en cuenta que zorra es un apelativo considerado ya como cariñoso,que piensen que las mujeres son más listas que el hambre no está mal.La verdad es que no he mantenido ninguna conversación con sujetos de este pelaje,aunque alguna vez les he oído conversaciones y lo único que se me ocurre es que cuanto más lejos,mejor.

alpla dijo...

no conoceis gente así?
poned intereconomia... alguno sale (muy de vez en cuando)

Anónimo dijo...

como os lo váis a pasar!!!!

Bichejo dijo...

Ni mi abuelo (que no se podía ser más de derechas) era así de radical. Así que creo que también tengo la suerte de no conocer a ninguno de esos...a pesar de ser de colegio de monjas y universidad privada. Y el único que conocía de esa cuerda, por suerte está felizmente lejísimos de mí. Que yo pensaba que era pose, pero no.