domingo, 30 de noviembre de 2014

Fútbol, asco y rabia

Hoy no he podido ir al Calderón porque estoy enfermo y en mi lugar ha ido mi hijo lleno de emoción por poder pasar una mañana viendo jugar a su equipo con su tío y con su abuelo. Tiene sólo siete años y vive en un mundo en el que el odio todavía no tiene cabida, es feliz porque para él todo lo malo está todavía por descubrir y en su cabeza no hay sitio ni para la malicia ni para la crueldad. Podéis imaginar lo que he sentido cuando al encender la tele para ver el partido en casa me he enterado de la nueva hazaña de los malnacidos que se aprovechan del fútbol para dar rienda suelta a su violencia.

He sentido tristeza y también vergüenza simplemente de pensar que la masa enfurecida me relacione de cualquier manera con ellos. He sentido rabia al pensar que a pocos metros de esa gentuza estaba mi hijo esperando pasar una mañana divertida y que miles de personas le estarían incluyendo en sus insultos mientras que él, en su inocencia, estaría esperando ver la última genialidad de Arda Turan para poder contársela mañana a sus amigos en el recreo.

Después he pensado en ese hombre, casi de mi edad, con un hijo, como yo, que se dejaba la vida en la orilla del Manzanares, ¿por qué?, qué forma tan estúpida de morir, ¿qué le contarán algún día a ese niño que deja huérfano?, espero que una mentira piadosa hasta que tenga edad de asimilarlo que no de entenderlo. Porque quién puede entender que gente que no se conoce de nada, que tal vez nunca se haya cruzado una mirada, quede antes de un partido de fútbol para abrirse la cabeza. Es tan absurdo.

¿Cómo es posible que grupos radicales del Atleti y del Sporting por un lado y del Deportivo, el Rayo y el Alcorcón por el otro, queden para matarse en una fría mañana de invierno como si fuese algo natural? ¿Cómo nadie sabe nada de esto y hace algo por impedirlo?¿Cómo cojones se puede actuar con tanta impunidad cuando todo el mundo sabe lo que se cuece en cada casa desde hace tanto tiempo? Porque no es cosa de un día, es algo que se consiente haciendo la vista gorda y de lo que nos escandalizamos sólo cuando pasa algo.

Y que pase algo tarde o temprano sólo tiene que ver con la probabilidad si no se limitan los factores de riesgo. Pienso de verdad que esto poco tiene que ver con el fútbol en sí mismo, pero no me valen las excusas de que es algo inevitable y que se tratan de poner todos los medios porque es mentira. Casi todos los clubes, y el primero el Atleti, les dan cobijo y hasta presumen de ellos, por tanto es un problema del fútbol y ya vale de poner excusas señores Gil Marín y Cerezo.

Porque aunque no todos los días se mata a alguien, sí que es el pan nuestro de cada día la mala educación, los insultos, las agresiones, aunque sean verbales, y los malos modos. No es extraño que se coree desear la muerte a alguien, y si no defiendo la muerte ni para un asesino ni para un violador, menos se la deseo a un futbolista o un entrenador que solo hace su trabajo. No soporto el racismo, ni en la más mínima expresión, que llamen a alguien gitano por ser portugués, que se coree que El Retiro no es un parque de Ecuador, como si fuera una gracia cuando es vergonzoso, que se le llame mono a un jugador por ser negro. No soporto ver símbolos nazis en las gradas sin que nadie los retire, escuchar mofarse de Juanito, de Puerta y de Zabaleta como si no tuvieran una familia que les llora cada día, escuchar cantar el Cara al Sol y callar por miedo avergonzado.


No quiero seguir escuchando a los forofos que dicen que no pasa nada porque pasa en todos los sitios y mil excusas más que no me valen, porque a mí me duele lo mío, no quiero que se me juzgue como un impresentable más que calla, porque callar es ser cómplice y no me da la gana. Si por mí fuese, y aunque me duela, cerraba unos partidos el campo, para que aprendamos, para que echemos a esa panda de hijos de puta que utilizan la multitud como refugio de sus repugnantes actos, para que no demos cobijo a los violentos entre los que queremos ser normales, porque no quiero seguir sintiendo vergüenza ajena y propia, porque se puede hacer a poco que se intente, porque tienen nombre, cara y muchos, por desgracia, un número de abonado rojiblanco.

5 comentarios:

Bichejo dijo...

Es un horror que pase esto. El fútbol es sólo una excusa para quedar a zurrarse...un tío de 43 años que queda a zurrarse con otros sólo porque son de un equipo distinto.

Me da mucha vergüenza el género humano. Hay que ser retrasado.

Y más vergüenza si los clubes no lo condenan, pero de verdad. No de palabrita. Limpieza pero YA.

Un gran post. Me gusta que escribas pero no si es por cosas feas.

El niño desgraciaíto dijo...

Es terrible. Terrible de lo que es capaz el ser humano. Que queden cuatro tarados para abrirse la cabeza o matarse siempre pasará, eso no es culpa del fútbol. De lo que sí es culpa, es de los dirigentes que permiten que se fomente el odio en sus instalaciones y por medio muchas veces de sus socios o abonados. Muy bien dicho.

pseudosocióloga dijo...

Muy fuerte,mi hija de ocho años no acababa de entenderlo.
Pero le ha servido para asociar el comentario del entrenador del equipo contrario en su partido del viernes con la falta de deportividad, por lo visto, al pasar por su banquillo les soltó:"Que sepáis que vais a perder".

Saramaga dijo...

El otro día lo comentaba con mi socia. Es increíble de lo que es capaz el ser humano. No hay más que pasearte por las noticias en internet un día cualquiera para que te entren ganas de vomitar.
Yo estoy rodeada de amantes del fútbol, y a veces hasta yo lo he sido en menor medida, pero supongo que como todo, cada uno lleva sus aficciones de un modo distinto. Y si eres un animal de bellota, como lo son estos, pues con 43 años y pelicos ya en salvasea la parte... te dedicas a quedar para zurrarte con unos. Eso no es por el fútbol. Ponen como excusa el fútbol, como podrían poner de excusa un torneo de Mus.
Pero es como todo. Primero, si los clubs consienten esto, si les dan alas a los grupúsculos fascistas e incluso locales, debería de ser el aficionado el que no pagara por su carnet de socio o no fuese a los partidos, hasta que el club no llevara otra política al respecto. Es lo de siempre, eso grupos existen y hacen de las suyas porque pueden. Y les dejamos.

En fin, que como yo estoy en un momento en que soy más propensa a la negatividad que a verlo todo bonito, mejor lo dejo ahí.

Ciao...

pseudosocióloga dijo...

De todos modos, se puede cambiar porque lo único bueno que hizo Laporta fue asfixiar a los "boixos nois".