viernes, 17 de diciembre de 2010

Cuando no te quieres


El peor desamor que existe, aunque parezca mentira, no es aquel que viene de un corazón ajeno, ni mucho menos. Que te rompan el tuyo es una gran putada pero da igual si te quieres morir mortificándote a base de latigazos, copazos o escuchar boleros, no lo vas a conseguir porque tarde o temprano se te a terminar el tango, aunque el trance te deje una herida y una fea cicatriz que duele en invierno. No, ese no es el peor tipo de desamor.

Existe algo mucho peor y mucho más doloroso, dejarse de querer uno mismo, hasta un punto en el que todo te da absolutamente igual, en el que no eres más que una hoja que caprichosamente mueve el viento, hasta el más absoluto desprecio, hasta llegar al abandono dejándote morir. Imagino que existen muchas formas de despreciarse, evidentemente yo no las conozco, y no me estoy refiriendo al suicidio, que hasta me parece una salida fácil, no, me refiero a algo más complicado, sin duda mucho más perro. Me refiero a esa caja de Pandora que nunca deberíamos abrir, en la que habitan nuestros fantasmas y todo aquello que nos hace vulnerables, porque siempre lo digo y lo vuelvo a repetir una vez más: todos tenemos algo que nos hace temblar, todos tenemos algo que nos avergüenza y que nos mortifica, todos tenemos un armario donde escondemos nuestros muertos.

Cuando ya no te quieres te ves atraído por ello como un insecto por un farol, es una especie de imán de polo opuesto, el punto central de un sumidero, la desembocadura de la voluntad, la rendición incondicional de la razón y el gobierno por el desgobierno.

Cuando ya no te quieres te da igual lo que piensen los demás, lo que te digan los demás, lo que sientan los demás, y lo que es infinitamente peor, lo que le duelas a los demás.

Cuando ya no te quieres eres como un árbol hueco, como un barco a la deriva, como una carta sin sello, como un beso que encuentra el aire, como abrir los ojos estando ciego.

Cuando ya no te quieres eres cristal y eres hielo, eres transparente y opaco, eres bemol y sostenido, la ley y la trampa, el verdugo y el reo.

Cuando ya no te quieres el sol ni nace ni muere, el reloj cuenta absurdos segundos eternos mientras que la ruleta avanza sin que la bola llegue nunca a caer, girando y girando por el carrusel del movimiento eterno. Pero no se puede jugar a la ruleta para siempre, sobre todo si sigues apostando todo al rojo y tu futuro es el negro.

Yo una vez dejé de quererme siendo querido, me dejé llevar por mis infiernos sin importarme el precio y me dejé un trozo de vida que algún día echaré de menos, hasta que desperté solo de la pesadilla arrepentido y muerto de miedo. Ha llovido un mar desde aquello y la marca que me dejó la sigo teniendo, por eso me duele ver a alguien que deja de quererse, me dueles tú que estás tan cerca y a la vez tan lejos. Por eso, y aunque no me vas a escuchar, no dejes que empiece una canción tras otra sin darte cuenta, porque se te acaba el tiempo, porque es una pena verte así, porque no es justo, porque pase lo que pase y hagas lo que hagas te quiero y te seguiré queriendo.

Dame la mano y ofréceme este baile, déjate llevar por la música para que cuando dejé de sonar caiga el telón y despiertes del sueño, para que empieces de nuevo, para que empecemos de nuevo.

17 comentarios:

molinos dijo...

He estado aqui y te he leído.

Juanjo ML dijo...

Me encanta, me siento un privilegiado, lástima no poder ser tan exclusivo en tu masificado blog como tú lo eres en el mío :)

Por el detalle igual te perdono lo de Maribel Verdú, igual.

molinos dijo...

Eh, eh, eh...¿ cómo que no eres exclusivo? Eres muyyy exclusivo. Veo " JuanjoML" y sonrío.


El tema maribel es otro tema...a mi me gusta pero el vestido amarillo pollo era criminal.

Juanjo ML dijo...

Bueno, no todos los días se puede estar estupenda :)

Gracias, por el comentario, me da muy buen rollo y me hace muuuuuuuuuucha falta

Explorador dijo...

Jo, es sobrecogedor...pero real. La tentación puede ser muy fuerte y hay que estar siempre atento a esos lobos negros, creo. Me parece que tengo la suerte de haber tenido y tener, de momento, muy buena suerte en la vida, pero eso es algo que a veces uno olvida. No puedo añadir mucho a lo que has escrito, si puedo seguir bailando y recordando que hay veces en los que saber que otros también pueden sentirse como tú a veces te sientes da más aguante y dureza.

Ayer me contaba mi madre que en el Hospital donde trabaja ha estado un chico con una leucemia contra la que no ha sido posible nada, iba a verlo casi todos los días, y hace dos días también. Le ha preguntado que tal y el chico, unos 20 años le ha sonreído, le ha dicho que no muy bien pero que esperaba que fuera pasando... y bueno, murió esa noche, después de 3 meses en los que ni siquiera pudo volver a su casa.

Perdón por la historia pero pensaba en ello cuando he leído lo de dejarse morir y creo que podría servir para eso, para recordar que tenemos muchísima suerte. Y que debemos una vida alegre para contagiar a los demás. Igual es muy malrollera, lo siento si es así. y un abrazo fuerte.

Escucha "aunque es de noche" de Morente, a ver si puedo contribuir en un mejor ánimo con un humilde consejo. Y a por el mostruo comelotodo ;)

Explorador dijo...

Jo, me pongo a contar cosas y no te digo lo principal. está maravillosamente escrito. Alguien que puede escribir algo así (y tantas otras cosas, los estados confederados castellanos ;PP por ejemplo) puede tener malos ratos, como todos, pero tiene un don muy grande ;)

Juanjo ML dijo...

Explorador, comparándome con esa historia que cuentas solo me puedo sentir afortunado, muy afortunado. Pero es un mal momento personal que terminará pasando.

Aunque parezca mentira, escribirlo me ayuda, aunque escribir duele mucho, que alguien como tú lo lea y me acompañe es como encontrar agua en el desierto.

No creo que tenga un don, pero si muchas ganas de aprender, de experimentar, de vivir, de ser aceptado, de ser querido, como todos, y eso no significa que no me sienta querido :)

Por cierto, es hora de desenterrar a los estados confederados castellanos, ahora que ZP pasa por la derecha a Esperrancia creo que tengo un filón. Es lo más tonto y divertido que he escrito. ¿llegaste a leer el que escribí en verso?

Anniehall dijo...

Ay, qué rabia me da llegar 'tarde' a este tipo de posts. Mucho más después de haber tomado café contigo como si nada. Como si no me importara.

Juanjo ML dijo...

Sí, lo peor es que voy a hacer de esto un género, dentro de poco le pondré una etiqueta.

No te preocupes, nunca es tarde para venir, porque precisamente algo que me desespera del blog es lo efímero de una entrada, es como la máquina del tren de los hermanos Marx (no confundir con el degenerado de Carlos, por si se pasa ND), siempre necesita más madera.

Y tómate lo del café de otra forma, piensa que me hace comenzar un día de mierda con una sonrisa.

Anniehall dijo...

Sí perooooo

Juanjo ML dijo...

Pero nada, uno se va al trabajo llorao de casa.

Por cierto, recuerda que la semana que viene estoy en planta, te echaré de menos ;)

E.Poyales. dijo...

"Al amor propio se le hiere; no se le mata."
Henry de Montherlant (1896-1970)

Un abrazo

Explorador dijo...

Pues no, el del verso no, pero ahora iré a buscarlo ;)

Anniehall dijo...

Pues entonces no te llevo la patata, snif

Biónica dijo...

Es tristísimo.
Pero muy muy bellamente expresado.
Nos leemos.

Gordi dijo...

Biónica tiene razón. Es tristísimo. Y lo has expresado muy bien.

Qué triste me has puesto, copón.

Newland23 dijo...

Pues entonces sólo me queda decirte, y Biónica seguro que me va a dar la razón, que muevas el culo para salir de donde coj**** estés metida, yo te beso el culo si quieres y si te hace falta, pero muévelo primero.