sábado, 28 de agosto de 2010

Mega-call-meeting-of-the-death


Juanjo, ¿Qué haces el martes?

¡Coño! Pues venir a cumplir con el contrato de esclavitud a tiempo parcial que tengo firmado con vosotros, pero si me dais el día libre no me importa quedarme en casa tocándome las pelotas.

Estupendo, pues entonces confirmo a los americanos que podemos hacer la mega call meeting de la muerte el martes, es imprescindible tu presencia, vamos a discutir el informe que hiciste la semana pasada.

Pero si ese informe lo hice en media hora mientras que me comía un sándwich de atún, no vale una mierda.

Si eran por lo menos diez páginas.

Es que tengo un blog para escribir gilipolleces como las del informe e ir entrenando.

Eres un cachondo… pues el cliente lo ha leído y cree que es fundamental dejar todos los puntos que citabas claros, especialmente lo de la junta de la trócola. Acuérdate, el martes a las dos.

¿A las dos?, yo a las dos estoy comiendo, me viene fatal, ¿no puede ser a las cuatro?

Es que las dos de aquí son las siete de allí y las diez de la noche en China.

¿En China? ¿Qué me importa a mí la hora de China?

Es que los americanos han subcontratado la junta la trócola en China y tienen que estar en la reunión, ¡ah!, y también unos escoceses que no sé bien que hacen pero son muy importantes.

Cojonudo, esto va a parecer el chiste de van un español, un escocés y un chino…pero vamos que yo a las dos estoy comiendo, lo pone en el convenio.

Pues comes antes.

Es que antes no tengo hambre.

Tú siempre tienes hambre, déjate de tonterías, esta reunión es clave para el proyecto. Te espero en la sala 5-2.

¿La sala 5-2? ¡Pero si no tiene aire acondicionado! Vamos a morir cocidos en nuestro jugo si somos más de dos.

Somos seis, pero no te quejes tanto que voy a pedir café y agua.

¡Oh, gracias magnánimo! ¿Y las pastas de orfanato, también las has pedido? ¿Sí? ¡Qué bien!, así se nos pondrá la boca pastosa y combatiremos a los tejanos con sus propias armas, no se nos entenderá ni el huevo.

Mega-call-meeting-of-the-death-day: sauna finlandesa con teléfono seta (hablando en algo semejante al inglés)

Hola, ¿me escucháis?

Sí. Si. Nosotros también ¿Quiénes sois vosotros?

¿Nosotros? ¿Quiénes nosotros? ¿O nosotlos?

Vosotros.¿Nosotlos?

(Risas contenidas)

A ver comencemos otra vez, vamos a presentarnos por orden.

Sí, por la A de americanos

¿Te quieres callar?, te están escuchando.

Claro, igual ofendo a los chinos, o a los escoceses…

Habla Greg Gramenauer, desde Houston, vamos a presentarnos.

Quince americanos, una americana (de dos botones), seis españoles, tres chinos y dos escoceses y media hora después.

Bien ahora que ya nos conocemos todos vamos a empezar con el orden del día, estado del suministro de la junta de la trócola, Greg.

Me encanta que nos hagas esa pregunta, miserable español tercermundista. A pesar que en Houston somos capaces de lanzar cohetes supersónicos, para poder cumplir con los plazos previstos (y de paso ahorrarnos una pasta) hemos subcontratado el pedido a unos chinos que son capaces de copiar, perdón, quise decir fabricar, cualquier cosa en un pispas.

Estos mangantes nos la van a clavar, a ver qué mierda nos hacen los chinos.

Pero en el contrato queda claro que la fabricación sería en EEUU, perdonen que tengamos dudas sobre los procedimientos de calidad de la fabricación en China y…

Disculpe levenlentisimo señol, nosotros lleval copiando juntas de tlocolas veinte años. Si usted querel nosotros ponel en junta de tlocola logotipo de Diol o Almani y legalal cien camisetas de Leal Madlil.

Por supuesto, una vez terminados los equipos serán enviados para su inspección y validación a nuestra delegación de Aberdeen.

¿Y qué pasa si los equipos no pasan la inspección una vez allí? La verdad es que no nos sentimos muy confiados con la propuesta.

Soy Conner McCloud, de Scotland, quiero transmitirle para su tranquilidad, con todo el aplomo que me permite mi flema británica, que nunca hemos rechazado un equipo recibido de China por muy lamentable que haya sido su fabricación.

Aunque nunca me atrevería a poner en duda la palabra de un hombre que viste falda de cuadros, la verdad es que la respuesta no me parece muy satisfactoria, nos queda un cierto resquemor y un recelo.

Greg Gramenauer al habla de nuevo, aunque sus dudas sobre la calidad de la junta de la trócola china nos parecen infundadas, creemos que la mejor forma de disiparlas es redactando un informe preliminar que analice el estudio previo de las capacidades productivas y logísticas de nuestro subcontratista. Nuestro experto independiente Jack Sparrow, es la persona más indicada para realizarlo. ¿Qué opinan los chinos? ¿Hola, Sr. Yao Ming? Vaya, parece que hemos perdido la comunicación con China.

Sí, o se han quedado dormidos o han salido corriendo con el anticipo.

De cualquier manera aceptamos recibir el informe preliminar del estudio previo, ¿para cuándo lo pueden tener?

Entienda que ahora mismo no me pueda comprometer a dar una fecha, tenemos primero que consultarlo con el Sr. Sparrow, y nuestros socios chinos, lo antes posible por supuesto pero preveo que no antes de tres meses. Después del estudio previo podremos evaluar si la solución es satisfactoria y su impacto en términos de plazo y, váyase haciendo a la idea, un aumento de precio.

Perfecto, siguiente punto del orden del día, el condensador de fluzo.

Siete puntos del orden del día y cuatro horas más, cinco americanos, tres chinos, dos españoles y dos kilos menos. Cero decisiones tomadas.

Gracias Greg, debido a sus esfuerzos tendremos un producto de menor calidad, más caro y que posiblemente no llegue a tiempo, podría haber sido peor. Juanjo, ¿puedes hacer el acta de la reunión y un nuevo informe para nuestro cliente?

Por supuesto, haré otro informe estúpido, me encantan los sándwiches de atún.

4 comentarios:

Anniehall dijo...

Lo peor de todo es que sé que te has dejado los detalles más escabrosos para hacer verosímil el relato.

El niño desgraciaíto dijo...

Yo estuve en una teleconferencia en la que tenían que llamar a 10 números de teléfono más los aproximadamente 20 que estábamos allí. El 'hola? Sí? quién está ahí?' fue antológico.

Por no hablar de la gente que colgaba, la que se había ido a comer, la que se reenganchaba...

Las teleconferencias de más de tres personas no sirven para nada. Pero, claro, si lo dice el jefe... Por lo menos tu jefe estaba ahí.

En una en la que estaba yo colgado al teléfono mi jefe le dijo a un compañero mío que me quitara el auricular y que dijera que era mi jefe. Y terminó diciendo:' si tampoco es mentir, porque nos llamamos igual!'

Ánimo!!

Gordi dijo...

En estos casos yo me imagino a 25 chinos metidos en un armario, mientras confeccionan las juntas de la trócola, a los americanos con botas camperas encima de la mesa y comiendo fries con ketchup mientras ven la Superbowl con el sonido quitao y a los galeses enseñándose el culo unos a otros cada vez que los españoles dicen esquius mi, can yu ripit, plis.

Juanjo ML dijo...

Annie, si contara las cosas como son alguno sacaba un ataud y una pala...

ND, ese no era mi jefe, era uno de sus lugartenientes, aunque realmente no sé quien es mi jefe, porque tengo jefe de departamento y director de proyecto, una mierda, porque no hacen ambos más que tirar de mí para que cuando me descuarticen repartirse mis despojos. De todas formas estas conferencias no valen de nada, lástima de cuatro horas de llamada a EEUU.

Gordi, yo creo que no te equivocas mucho, solo te ha faltado visualizarme mientras que a chupetón limpio eliminaba de mis dedos el chocolate derretido de las pastas :)