martes, 9 de noviembre de 2010

Interpretaciones bíblicas (I)


Los antiguos llamaban Mesopotamia a las fértiles tierras que quedaban entre los ríos Tigris y Eúfrates, según la Biblia por allí debía quedar el paraíso, aunque ahora de miedo ir a pisarlo. Sin embargo, yo he visto ambos ríos, trabajé en las centrales hidráulicas turcas del Eúfrates, incluso por accidente caí en sus gélidas aguas a cuatro grados, también tuve la suerte de que unos operarios kurdos que nos habían tomaron cariño nos llevaron a conocer el Tigris, concretamente fuimos a Hasankeyf, donde pude ver con lágrimas en los ojos, y es que uno es así de sentimental, sus casas de hace muchos, pero muchos, miles de años excavadas en los meandros del río, los pilares de su milenario puente derribado para contener una invasión, su ciudadela ya en ruinas... Increíblemente tanta riqueza cultural iba a ser inundada para construir una presa con fondos europeos, aunque afortunadamente el proyecto se ha parado. Lo que voy a contar puede que tenga algún error, porque mi memoria no es muy buena, pero a mí me parece fascinante, digno de ser compartido, tal vez leyéndome a alguien le pique la curiosidad y se interese por el tema.

Yo, que todo lo idealizo, me quedé algo chafado al contemplar los páramos yermos que rodean a ambos ríos, puras piedras entre las que unas famélicas cabras buscaban unas briznas de vegetación con la que calmar su hambre atrasada, no había más que mirar sus huesos desprovistos de carne. Sin embargo, en la antigüedad, todo aquello se llamó el creciente fértil, o la media luna fértil, una región que abarcaba la actual Iraq, el sur de anatolia, Siria y parte de lo que conocemos por Israel. Desde allí se accedía a la otra gran civilización de la época, la egipcia, porque entonces las grandes civilizaciones crecían en las riberas de los ríos. El sistema de irrigación de los mesopotámicos y las crecidas del Nilo hicieron que ambas civilizaciones fueran capaces de cultivar una cantidad suficiente de cereales y legumbres como para hacer frente a un gran crecimiento demográfico y por supuesto urbano, de esa manera aparecieron las primeras ciudades, surgió la cultura, nació la escritura.

De los egipcios lo sabemos prácticamente todo, durante siglos fueron considerados la gran civilización de la antigüedad, de los mesopotámicos casi no se sabía nada, unas cuantas referencias en los relatos bíblicos, que además no les dejaban muy bien parados, porque como en muchos de los temas de la Biblia se confundía, y se sigue confundiendo, la realidad con la leyenda. Pero la explicación para su olvido era muy simple, mientras que los egipcios habían construido su mundo en piedra los mesopotámicos lo habían construido en barro, mientras que las pirámides se mantenían orgullosamente en pie, los zigurats y los templos no eran más que un montón de barro camuflado en el relieve. No fue hasta mediados del siglo XIX cuando se solucionó el enigma. Expediciones francesas, inglesas y más tarde alemanas comenzaron a desmontar esos montes, que los nativos llamaban tell, para, asombrados, encontrar todas esas ciudades legendarias, Ninive, Babilonia, Ur, Uruk, Lagash, Mari... Tras unos 2500 años de olvido volvieron a la actualidad, y a los museos, sumerios, akadios, asirios y babilonios. Además de encontrarse magníficas obras de arte y espectaculares palacios se encontró algo más, pequeñas tabletas de arcilla cocida llenas de símbolos extraños, era la escritura cuneiforme, al descifrarla el pasado se hizo presente para sorpresa de propios y extraños.

Como ya he dicho antes los judíos pusieron a parir a los babilonios en la Biblia, era su forma de vengarse de ellos por haber osado destruir el templo de Jerusalem en el siglo VI a.c., el mismo templo que había construido Salomón hace ya 3000 años. Por si no fuera poco, tras el saqueo del templo y conquista de Judea, Nabucodonosor II, sí, el de la ópera de Verdi, decidió deportar a las famosas tribus perdidas de Judea a Mesopotamia. Era práctica común de la época, y además bastante eficaz, llevarte a la gente problemática de un sitio para que en pocas generaciones se difuminara con la población local y terminar con el problema, de paso se repoblaban sus tierras con población leal a la causa, creo que los judíos lo aprendieron bien y con la misma táctica acabarán por quedarse con palestina. Sin embargo con los judíos no funcionó, porque el judaísmo además de una religión es una cultura y una forma de ver la vida, llevaron consigo a su dios único y además de la transmisión oral encontraron una forma más poderosa de no perder sus raíces, escribieron un libro en el que plasmar sus creencias y tradiciones, además lo fueron ampliando con el tiempo, es un libro maravilloso, digno de ser leído y releído, nosotros le llamamos Antiguo Testamento.

¿Cómo se llegó de ahí a nuestra versión del cristianismo? Pues fue una jugada maestra, la cuadratura del círculo, tan bien lo hicieron que dos mil años después somos cientos de millones los católicos, me incluyo porque estoy bautizado, que poblamos el mundo. Tras un par de siglos preocupados por sobrevivir, nada más, de repente el cristianismo era la religión del imperio, y claro cuando todo el mundo es de los tuyos llega la hora de dar explicaciones, ¿qué hacemos con Jesús?, porque ser mesías es estupendo, pero es mejor ser Dios en primera persona. Un tal Arrio dijo que Jesús no podía ser Dios, fundo el arrianismo, otros, llamados encarnacionistas, dijeron que Jesús siempre había existido como creación divina y que simplemente había descendido de los cielos para hacerse hombre. Tras un par de concilios en Nicea y Constantinopla ganaron los segundos, era mucho más práctico, la Santísima Trinidad se oficializó y asunto resuelto. Obviamente es difícil de creer, aunque vamos a respetar la fe de cada uno, y resulta algo forzado, pero de esa forma se unieron antiguo y nuevo testamento para conformar la Biblia tal y como la conocemos, más o menos.

Con el paso de los siglos la gente se fue olvidando de esto, la Biblia se convirtió en la palabra de Dios y punto pelota, dictada directamente por él en la oreja de los que la escribieron. Las historias antiguas se difuminaron con el tiempo sin que se tuviese una base histórica que las confirmase o que herejemente las desmintiese, hasta que se descifró la escritura cuneiforme, y en parte también la jeroglífica. Increíblemente esas tablillas hablaban de los hechos bíblicos, con nombres y apellidos, fue todo un golpe para la mentalidad de la época y para la iglesia encontrar las mismas historias, o muy similares, escritas por los enemigos de los creyentes, pueblos con su propia cosmogonia y decenas de dioses paganos, de repente los olvidados, los enterrados en barro y arena tomaban la palabra. Pero esas historias paralelas que me encantan las voy a dejar para otro día, si os apetece, porque me está quedando el post un poco largo.

Nota: La foto es el estandarte de Ur, una pieza preciosa que se puede admirar en el Museo Británico.

9 comentarios:

Explorador dijo...

Ufff, sin palabras, impresionante. Pero creo que puedo añadir algo, espero estar a la altura de un post tan increíble.

Lo primero, que suerte haber estado allí, me alegro por ti. Lo segundo, hay una "historia del universo en comic" de Larry Gonick que explica algunas cosas que has dicho, yo no tenía ni idea de nada, pero me pareció apasionantísimo. Si puedes echarle un ojo, creo que te gustará. Lo tercero, Constantino en Nicea debió "aportar" mucho, debe haber sido uno de los hombres más influyentes de todos los tiempos...estaba allí, y bien que se notó. Ulfilas, uno de mis nuevos héroes, era Arriano y perdió al final, aunque era la fe de los visigodos, por ejemplo, me parece. Cuarto, la Biblia es una maravilla...aunque a veces tenga pasajes más bien farragosos. Cuando leí Nínive recordé el pequeño libro de Jonás, que gracia me hace siempre que lo recuerdo, es una risa :D Quinto, ese estandarte parece espléndido. Sexto: muchas gracias, ha sido una entrada fantástica.

Un abrazo :)

El niño desgraciaíto dijo...

Yo recuerdo que de pequeño mi abuela tenía una Biblia para niños y que me encantaba leer aquellas historias del arca de Noé, de los babilonios, de Sansón, Jericó, Josué, Moisés...

Puestos a recomendar, te recomiendo este libro. Es sobre los grandes descubrimientos arqueológicos y los descubridores. Es muy bueno y lo tengo para el kindle, si lo quieres me lo dices y te lo mando.

Un post muy bueno.

Juanjo ML dijo...

Explorador, gracias por los elogios y por las notas de tu comentario, así da gusto escribir. No conocía la historia del universo en cómic, me lo apunto, seguro que es de lo más interesante. Constantino es uno de los personajes históricos más importantes, pero con diferencia, increíblemente pasa bastante de puntilas, no me cae especialmente simpático porque creo que fue un oportunista que jugó pensando muy en corto, pero sin embargo sus decisiones han tenido una influencia en la historia que ni él mismo podría imaginar. Pero bueno, solo por la maravilla que es Estambul merece la pena que haya existido :) Otro abrazo para ti.

ND, gracias a ti también, ya escribiré la segunda parte porque merece la pena. Respecto al libro, sí, por favor mándamelo, si es en formato electrónico, porque aun tengo que devolver a Annie el libro de entrevistas de Wilder, por lo menos ya me lo estoy leyendo, es un horror como se amontonan los libros por leer...

molinos dijo...

Repito las alabanzas anteriores..muy buen post. Yo también te recomiendo un libro " Viajes con Heródoto" de Kapuscinsky...creo que te gustará.

Y ahora dos correcciones ortográficas, si, ya sé..soy una tocapelotas...porque yo tengo mil faltas pero no puedo evitarlo. Desmerecen tu post.

Escavadas no, excavadas.

Y no son "riveras"...son riberas...con B....es que esta me toca muyyyy de cerca. Riveras es el cauce. Las orillas del río, los márgenes son riBeras.

Pero muy buen post..insisto.

Juanjo ML dijo...

Gracias moli, editado y corregido, lo de las riberas bueno, cosas que pasan, suelo cometer ese error con lo fácil que es acordarse del vino. Pero lo otro no lo entiendo, me muero de la vergüenza...

Y no te preocupes, no me molesta que me lo digas, así espabilo para la próxima :)

Sil dijo...

Plas, plas, plas, plas... Da gusto leer cosas así. Por favor, que haya un post (II) y un (III), etc.

Me tomo nota de las recomendaciones que han salido a relucir por aquí.

Una lástima que Oriente Medio tenga el historial de guerras más amplio del mundo :(

Juanjo ML dijo...

Sil, las guerras de entonces eran distintas a las de ahora, no había petróleo de por medio, pero lo que no ha cambiado es que los judios han sido siempre unos vecinos incómodos, para los filisteos de entonces y los palestinos de ahora, que deben ser primos hermanos.
Gracias por pasarte, habrá una segunda parte :)

Anniehall dijo...

Yo también me he quedado esperando la segunda parte.

Dios, creo que yo habría metido la pata con las riberas. Qué vergüenza. Gracias Moli.

Juanjo ML dijo...

Tranquila Annie, ya es la segunda vez que meto la pata con ribera en este blog, y es fácil si te acuerdas del vino de ribera.

La segunda parte el fin de semana, eso espero...