lunes, 15 de marzo de 2010

Buenos y feos verdes


Si digo que el mundo está dividido entre buenos y malos no estoy descubriendo la pólvora, aunque personalmente no creo que la división sea tan radical. La bondad en estado puro seguro que no existe, estoy plenamente convencido, y que me perdone alguna Teresa de Calcuta que en el mundo haya sido. La maldad en estado puro sí que me la creo, porque está más que demostrada, desde los genocidas sin sentimientos hasta los que ahorcan a un perro porque ya no puede cazar. Para ellos mi desprecio.

Y todo esto es tan viejo como lo pueda ser el hombre, aunque posiblemente seamos capaces de ir a peor. Seres humanos a los que todos admiramos hoy acabarían en la más profunda de las mazmorras por crímenes contra la humanidad, Sargón, Alejandro o Julio César, además de grandes gobernantes, no fueron más que unos genocidas con muy pocos escrúpulos. A los cabrones del tiro en la nuca les mandaba yo un poco de democracia ateniense para que supieran como se las gastaba un Pericles o un Cleón. A lo mejor nos dejaban en paz. Ideas tan atroces como matar a toda la población masculina de una ciudad para sofocar una revuelta se discutían en asamblea y a veces hasta se aprobaban (a las mujeres y a los niños simplemente los vendían como esclavos). Al lado de tan grandes demócratas me puedo imaginar a Aznar y a Bush envueltos en túnicas, como Gandhis viajeros del tiempo, en el bando pacifista, buscando una solución de compromiso y preventiva. Preventivamente solo cortaremos las cabezas de mil. ¿Impensable? Pues se hizo, entonces vamos avanzando.

Pero cuando tienes dos años no sabes lo que es un súper villano, ni siquiera sabes lo que es la maldad, lo más parecido a un acto despiadado que conoces es cuando otro niño te muerde en la cara mientras plácidamente duermes la siesta, cuando tu mente es tan pura como una virgen vestal, entonces, no entiendes las diferencias entre buenos y malos. Ser bueno es comerte todo el puré sin que lleguen restos al techo, ser bueno es usar un orinal, ser bueno es recoger los juguetes. Ser malo es escupir con la boca llena de yogur, ser malo es arrojar al cubo de la fregona el mando a distancia, ser malo es tirarle de los pelos a tu primo. Ser malo no es ser malo, simplemente es ser un poco travieso.

Nada del otro mundo, ¿verdad?, y yo me pregunto, ¿cuándo perdemos esa inocencia?, ¿por qué no dura siempre? No lo sé, pero es una pena. Porque es triste tener que convivir con la certeza de que tu hijo no va a ser siempre ese angelito al que las pupilas le tintinean mientras juegas con él, pero es lo que hay y mejor irlo aceptando. Me gustaría poder girar hacia atrás las manecillas de mi reloj vital hasta llegar de nuevo a ese estadio de mi vida en el que lo bueno y lo malo no era un juego de actos y de consecuencias, simplemente era algo estético, y lo he comprendido porque para mi hijo existen los buenos pero no los malos, para él alguien malo es simplemente un feo verde.

Porque feos y verdes son:

· Los que piensan que una guerra puede ser justa.
· Los que desprecian a los demás por sus ideas.
· Los que ven un mundo separado entre ellas y ellos en el que ellas siempre pierden.
· Los que predican una falsa moral sexual.
· Los que no ven personas detrás de las cifras.
· Los que no ven personas en las personas.

Porque buenos son:

· Los que hacen música con las palabras.
· Los que hacen poesía con la música.
· Los que miran a los ojos y te dan su confianza.
· Los que saben rectificar y decir lo siento.
· Los que te dan hasta lo que no tienen.
· Los que cuando no les queda nada te regalan la vida.

Hoy quisiera ser un ser gigante enorme y todopoderoso capaz de aplastar a cada paso un feo verde, hoy quisiera ser un vengador justiciero, capaz de arrasar con mi mirada la inmoralidad y la vileza, no para que el mundo sea un lugar mejor, no, solo por el simple placer de la justicia, por el simple placer de la estética.


6 comentarios:

Anniehall dijo...

Te faltan, a mi humilde entender, dos feos verdes muy feos y muy verdes:
- Los que piensan su vida y sus planes son más importantes que cualquier cosa (o vida) que se cruce en su camino.
- Los que ven un mundo separado entre ellas y ellos en el que ellos siempre pierden.

Duro con ellos!!

almalaire dijo...

He llegado hasta aquí saltando de blog en blog,me gustaron el título, el subtítulo y la cabecera y no, no tengo nada mejor que hacer asi que he curioseado en este post y en lo otros... Me han gustado todos :)
Un saludo

Juanjo ML dijo...

Annie el primer feo verde es repugnante, el segundo ya sabes.

Juanjo ML dijo...

almalaire gracias por pasarte por aquí y por tus palabras de ánimo, ya sabes, hasta cuando tú quieras :)
Por cieto la cabecera es una acuarela regalo de una amiga, la luzco con mucho orgullo!!!

Alejandra dijo...

Juanjo desde que te leo, no dejas de sorprenderme con tus post y disfruta al máximo la dulzura e inocencia de tu hijito. Un abrazo.

Juanjo ML dijo...

Gracias Alejandra :)