jueves, 14 de octubre de 2010

El pozo de los deseos

Llevo todo el día pendiente de ver subir y bajar una cápsula en un desierto lejano con gente que sin embargo me parece muy cercana, ¿por qué?, pues ni idea, lo primero porque últimamente me siento muy receptivo hacia el dolor ajeno, lo segundo tal vez por el hecho de que comparten mi idioma y serían capaces de comprender este texto, a lo mejor si fueran coreanos o tanzanos me daba más igual, pese a que unos y otros son seres humanos, cosas mías. Además tras un día con una de las reuniones más surrealistas de mi vida, y mira que las tengo de todos los colores, ver que los ingenieros hacemos algo práctico por los demás me hace reconciliarme un poco con la profesión, eso sí, si estos pobres hubieran dependido de mí y de mis colegas habrían tenido más posibilidades de salvarse escarbando con sus propias manos hasta llegar a la China, que más o menos deben de ser las antípodas de Chile.

Pero ese no es el tema, el tema es reivindicar que ya que tenemos un agujero de tan colosales dimensiones podríamos aprovecharlo, sería una versión cañí del pozo de los deseos. Uno de mis compañeros venezolanos proponía, con gran acierto, tirar a Hugo Chávez y después rellenarlo con cemento, el agujero, no a Hugo. Yo creo que igual quedaba atascado a los pocos metros con su cabeza, pero vamos solo sería un pequeño contratiempo, todo puede desatascarse con una buena bomba o un buen compresor. Para completar el reparto detrás iría Esperanza Aguirre, y sé que esto provocará división de opiniones pero es un clásico de mis fobias, además con ella nada de cápsula, lo mejor a caída libre, como a ella le gustaría, ante todo libertad (de expresión), dejemos a la gravedad hacer su trabajo, aunque si tiene suerte y cae en la panza de Chávez igual se salva.

Políticos podrían ir unos cuantos, tantos como para hacer un gran hermano, y antes de que se me olvide la Milá también va para dentro. Leire Pajín es indispensable, está claro que cuando ZP la nombró secretaria de organización (¡joder, secretaria de organización!) le estaba dando conscientemente al botón rojo de autodestrucción, a su lado la pánfila de Soraya me parece todo glamour. Muchos más deberían ir en la lista pero no voy a enumerarlos, lo dejo a la imaginación del lector, pero como aclaración no metería a ZP, no, el merece algo mejor, como por ejemplo ser arrastrado por los huevos por un búfalo en celo por el desierto de Arizona, es importante lo del celo porque en algo se tendrá que entretener el pobre bicho (y me refiero al búfalo) cuando se canse de correr. Además de peperos, sociatas y otros animales, echaría al hoyo a los progres de salón, esos grandes cantantes, actores y artistas que proclaman la lucha social desde su casa en Aravaca y su palco del Bernabeu, esto va por ti también Cándido, que te la tengo jurada, además para putearte no vas a tener ni espuma ni una hoja de afeitar, en una semana vas a parecer salido del anuncio de los pelochos, Penélope Cruz no sé de que pie cojea pero no puede faltar, odio su voz con todo mi alma y desde las entrañas de la tierra espero no escucharla nunca más.

Los personajes del corazón (¿?) también tienen cabida, la Pantoja y Cachuli al frente, serían tremendos los bis a bis con Pepiño (seguro que lo habíais adivinado) y Espe de palmeros, a lo mejor en el fragor de la batalla se animaban y seguían su ejemplo. Ratzinger Z también debería unirse a la colección pero se ha ganado un indulto, total, ya tendrá tiempo de estar bajo tierra cuando descubra, porque bien ganado se lo tiene, lo que es el infierno, allí nos encontraremos los dos, y con suerte a Díaz Ferrán que nos presentará al diablo porque debe ser familiar suyo en primer grado. Habría que echar también al pozo de los deseos a los artistas conceptuales, a los malos banqueros (como si los hubiera buenos...), las manos amputadas de todos los músicos del chunda chunda y los rizos de Bisbal, a Pedro J. Ramírez colgado por sus tirantes, a Florentino Pérez y a todo lo que huela a prepotente y blanco, al imbécil de mi vecino de al lado, a la estupidez infinita, al colesterol y a los triglicéridos.

Pero si no es posible deshacerme de todo eso entonces propongo ser yo el sepultado, aunque dudo de que el túnel que han abierto sea de mi talla, vamos que si yo fuera minero me veía corriendo y haciendo abdominales en la galería hasta el día del juicio final. A mí seguro que por la sonda por la que mandan la comida me hubieran enviado zanahorias y colinabos, eso sí, atados en una cuerda y haciéndome saltar hasta alcanzarlos. No necesitaría mucho para ser feliz, mis libros de historia antigua, mis novelas de romanos, un proyector de cine donde poder seguir admirando a Wilder, Hitchcock, Ford, Fellini, Capra, Huston, Berlanga, Chaplin, Eastwood, Coppola, Welles, Spielberg, Kubrick, Scorsese, Tarantino... Y sobre todo un reproductor de música, porque sin música no puedo vivir, y muchos discos, o emepetreses o lo que sea, preferentemente de Queen, AC/DC, Springsteen, The Cure, Extremoduro, Neil Young, The Rolling Stones, Van Morrison, Depeche Mode, Deep Purple, Iron Maiden, The Police, Loquillo, Guns 'N Roses, Radio Futura, The Beatles, U2, Green Day, Nirvana, Sabina, Pixies, y tantos y tantos que han puesto banda sonora a mi vida. Y si no es mucho pedir también me llevaría la sonrisa de mi hijo, tan luminosa que acaba con las tinieblas, con las externas y con las del alma.

5 comentarios:

Explorador dijo...

Ufff, secndaría tu segunda idea, pero prefiero la primera, que podamos disfrutar de todas esas cosas y al pozo se vayan los cutres xD. Bien pensado, ya que el agujero está hecho, que se aproveche, la limpieza no parece mal uso ;)

Un abrazo!!

Gordi dijo...

De ser sepultado, ni hablar. Se llena uno de tierra y las manchas de humedad se quitan fatal.

Juanjo ML dijo...

Uffff, es que para librarse de todo lo cutre necesitaremos un agujero del tamaño del sistema solar. De todas formas tienes razón, no debemos dejar de disfrutar de lo bueno, los que sobran son ellos.

Un abrazo

Juanjo ML dijo...

Gordi, pues me quedo oreándome al sol porque me viene genial que me de algo el aire.

El niño desgraciaíto dijo...

Ya he comentado varias veces de que lo que falta en este país es guillotina, pero también me vale el agujero o el búfalo en celo.